Rehabilitación después de osteocondral …

Rehabilitación después de osteocondral ...

Abstracto

Palabras clave: Rodilla, Rehabilitación, cartílago articular, autoinjerto osteocondral Trasplante (AVENA), implantación de condrocitos autólogos (ACI), microfractura

Introducción

la patología del cartílago articular puede afectar a varias articulaciones en el cuerpo humano a pesar de que merece especial atención en la extremidad inferior. De las articulaciones que soportan peso, la rodilla es particularmente vulnerable a las lesiones del cartílago articular, dado su papel en la cadena cinética, diseño biomecánico único, y las exigencias que se somete a durante las actividades de la vida diaria (ADL) y el deporte. existe consenso en que el cartílago ulcerada plantea un reto importante para el cirujano ortopédico y el fisioterapeuta en gran parte porque sin la intervención articular las lesiones del cartílago tienen un mínimo o ningún potencial de curación. Por otra parte, las lesiones del cartílago articular son altamente prevalentes según una revisión retrospectiva de más de 31.000 procedimientos artroscópica de la rodilla, Curl y col. encontrado una prevalencia de 63% de las lesiones condrales con una media de 2,7 lesiones por rodilla [1]. Aroen y colegas demostraron en 993 artroscopias consecutivos de rodilla, 66% de los pacientes poseían patología del cartílago articular con 11% de estas rodillas expositoras de espesor total del cartílago articular lesiones [2]. Un estudio prospectivo de 1000 artroscopias consecutivos mostró lesiones condrales u osteocondral de cualquier tipo en el 61% de los pacientes, mientras focales condrales u osteocondrales defectos se encontraron en el 19% [3]. En otros estudios la prevalencia de lesiones articulares se ha reportado que van desde 22% a 50% [4. 5].

Los componentes del cartílago articular normal incluyen células de cartílago (condrocitos articulares), colágeno, sustancia fundamental, y agua. Cada uno de estos componentes es responsable de la estructura final se encuentra dentro de cartílago articular. Los condrocitos constituyen aproximadamente el 5% del peso del cartílago articular y son responsables para el mantenimiento diario de colágeno y sustancia fundamental. Los condrocitos aumentan su producción de colágeno y sustancia fundamental cuando se produce la patología, pero está limitado por la cantidad de condrocitos su incapacidad para reproducirse.

La sustancia fundamental principal en el cartílago articular es un proteoglicano o glicosaminoglicano (GAG). GAGs proporcionan cartílago articular con una calidad elástica debido a la gran cantidad de agua contenida dentro de esta estructura. Debido a que los condrocitos producen sustancia fundamental, la cantidad de sustancia de tierra está limitada en última instancia con el número de condrocitos. Sin embargo, los condrocitos pueden aumentar su producción de la sustancia fundamental en la presencia de la patología.

Una comprensión completa de cartílago articular se limita sin reconocer que el agua es el componente más abundante que se encuentra dentro de esta estructura. El agua es principalmente una sustancia extracelular que van desde 65% a 80% del peso total dentro de varias zonas de cartílago articular. Debido a la naturaleza extracelular de agua que se puede mover dentro de cartílago articular. Cuando una carga de compresión se aplica a cartílago articular hasta el 70% del agua es móvil. Por lo tanto la flexibilidad del cartílago articular durante la carga de compresión se debe principalmente a la circulación de agua.

microfractura

pautas de rehabilitación microfractura-post-operatorias

El período de tiempo para la curación defecto condral no está bien establecida en los seres humanos, por lo que no suele ser restringido o no soportan el peso de fase para proteger el tejido de reparación. Sin embargo, la curación condral defecto después de microfractura se ha investigado en primates. Gill et al [11] estudiaron un total de 12 primates que recibieron microfractura de los cóndilos femorales medial y lateral y la ranura troclear de cada rodilla. Los resultados demostraron la reparación limitada del tejido condral en 6 semanas con la resorción del hueso subcondral. Por 12 semanas, el hueso demostró una mejor reparación de hueso y cartílago hialino que fue más maduro [11]. Estos hallazgos sugieren que las restricciones en la carga de peso y la protección del sitio del defecto puede estar justificada durante más de seis semanas para permitir la reparación de los tejidos para adaptarse al aumento del estrés. Después de la cirugía de microfractura, el programa de rehabilitación procede de acuerdo con la localización anatómica y el tamaño del defecto condral. Otros factores, como el índice de masa edad, corporal (IMC), y el nivel de actividad también deben tenerse en cuenta al desarrollar un plan de tratamiento. Debido a esto, dos orientaciones diferentes se han desarrollado para hacer frente a las lesiones tanto para los cóndilos femorales y la región femororrotuliana.

Rehabilitación de los defectos en los cóndilos del fémur o de la meseta tibial

Fase I: 08 semanas

consideraciones de rehabilitación después de microfractura

Fase II: 812 semanas

Fase III: 1.216 semana

Fase IV: 16 semanas para volver al deporte

Rehabilitación de los defectos en el surco troclear o la rótula

trasplante de autoinjerto osteocondral (OATS)

En contraste con tuétano procedimientos de estimulación (microfracturas y condroplastia), que resultan en el tejido fibrocartilaginoso, la avena tiene como objetivo restaurar el cartílago hialino tipo II o. Al intentar recrear el cartílago articular nativa, la resistencia biomecánica y la resistencia de los tejidos deben prevenir la aparición temprana de cambios degenerativos. La exposición de la articulación de la rodilla a una cantidad controlada de la fuerza sin más hincapié en la cicatrización de los tejidos es el principio rector de la rehabilitación postoperatoria. La lesión, el paciente, y de la cirugía dictan la velocidad de la rehabilitación. Una progresión más cauteloso cuando se anima numerosos tapones óseos han sido cosechados debido a la posibilidad de incongruencia articular.

la progresión de la rehabilitación

Se ha planteado la hipótesis de que la inmovilización y la descarga prolongada pueden afectar negativamente la curación del cartílago articular. peso controlada y teniendo ROM está indicado para mejorar las propiedades mecánicas del tejido de cicatrización. Hay varios factores importantes a considerar cuando se diseña un programa de rehabilitación relacionada con la avena y en mosaico (Tabla 2). La ubicación de la lesión es un factor. Las lesiones que afectan una región con carga de peso del cóndilo femoral deben ser protegidos de las fuerzas de compresión mientras que las lesiones en las superficies tróclea o retrorrotuliana deben estar protegidos contra las fuerzas de cizallamiento. Tamaño, la profundidad y la contención de la lesión (s) son también de gran importancia debido a que algunos pacientes con más grande, más profundo y más lesiones mal contenidas debían llevarse a cabo más lentamente durante la rehabilitación. Este procedimiento proporciona una opción para el rejuvenecimiento articular de los cóndilos femorales para las áreas focales de defectos condrales [22].

consideraciones siguientes rehabilitación AVENA

Implante de condrocitos autólogos (ACI)

Un vehículo de suministro celular lleva a cabo la segunda etapa ACI, primeras células se siembran a biomaterial biodegradable, y después se trasplanta a la zona del defecto. Los condrocitos sembrados o bien se fluir hasta el hueso subcondral, o se degradará los biomateriales, y los condrocitos se desprenderá y se unen al hueso subcondral. Kon et al. mostró que después de 21 días, se observó una mezcla heterogénea de matriz y mesenquimales de tejido cartilaginoso como a lo largo del defecto [28]. El uso clínico del andamio para el cultivo de condrocitos autólogos puede superar algunas de las dificultades de la técnica quirúrgica ACI clásico, como la reducción de tiempo operatorio, eliminó la necesidad de la recolección de periostio, y reduce la probabilidad de complicaciones postoperatorias [28].

De tercera generación ACI, las células se siembran a la biomaterial, y cultivada para el crecimiento del cartílago; El trasplante se lleva a cabo a continuación. Se espera que el cartílago trasplantado a madurar como cartílago normal. Tohyama H et al. informaron una mejora significativa del cartílago articular de la rodilla y mostró que en los hallazgos artroscópicos que la aparición de cartílago normal se es 92% de los pacientes [29].

Rehabilitación después de la cirugía ACI

consideraciones siguientes rehabilitación ACI

Kreuz et al. [33] en comparación con los pacientes que participaron niveles indiferentes de la actividad deportiva después de la ACI. El paciente se le permitió regresar a nivel de actividad preoperatoria, desde los deportes de bajo impacto, como correr sobre el césped después de 4 meses, los deportes de contacto, como el baloncesto, después de 12 meses. Los pacientes que participaron en los deportes competitivos o regulares mostraron resultados significativamente mejores en la reparación del cartílago Internacional de la Sociedad de Cincinnati y las puntuaciones que los pacientes con poca o ninguna participación en los deportes. La mejoría se muestra con el tiempo, hasta 36 meses, por lo tanto, el entrenamiento físico durante al menos 2 años después de la cirugía se recomienda.

En un estudio comparativo de avena a la microfractura, Gudas realizó un ensayo controlado aleatorio con 57 atletas. Veintiocho tenía avena y 29 años tenía microfracturas con una media de seguimiento de 37 meses. Todas las lesiones fueron de 1 cm 2 a 4 cm 2. Resultados a 3 años mostraron un 96% de los pacientes en el grupo AVENA mostró buenos a excelentes resultados en comparación con el 57% del grupo de microfractura. Al comparar regreso al deporte, el 93% de los pacientes que se sometieron a AVENA fueron capaces de volver al deporte a 6 meses, mientras que sólo el 52% de los pacientes con microfracturas procedimientos fueron capaces de volver al mismo tiempo. Los autores realizaron biopsias de la reparación del cartílago en 1 año en 25 de los pacientes. Los pacientes que fueron sometidos a microfractura todos tenían la reparación fibrocartilaginous mientras que los pacientes en el grupo AVENA retuvieron su cartílago hialino [34].

Conclusión

El enfoque de este manuscrito ha sido en la patología del cartílago articular que se refiere a la microfractura, avena, y ACI. Los factores importantes para el ortopedista a considerar son las características de la lesión, así como la edad y nivel de actividad del paciente. Sobre la base de la literatura discutido a lo largo de este manuscrito, microfractura es una buena opción de primera línea en el tratamiento de defectos osteocondrales más pequeños (de 2 cm 2), mientras que OAT y ACI parece ser el procedimiento quirúrgico de elección para los pacientes más activos con lesiones de mayor tamaño (de 2 cm 2) [37], o como segunda línea de tratamiento de estas lesiones (es decir, fallaron microfractura). El papel de todos los procedimientos es prometedor, pero puede requerir una investigación adicional antes de extraer conclusiones definitivas. La rehabilitación se basa en la exposición de la rodilla a una fuerza cantidad controlada y sin insistir demasiado en los tejidos de cicatrización al restaurar gradualmente la función completa. A través de los esfuerzos cooperativos del cirujano, terapeuta y paciente, la restauración de una rodilla suave deslizamiento es posible en la cara de la patología del cartílago articular.

Revelación

No se informó de los posibles conflictos de interés respecto de este artículo.

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...